Consejos para mantener a raya las picadas

Llegado el verano y el buen tiempo es muy común que los niños, y adultos, nos aparezca alguna picadura de insecto. Las reacciones que provocan en la piel son el resultado de una respuesta defensiva de nuestro sistema inmunológico conta la saliva y/o veneno de los insectos, es por eso que muchas veces estas picaduras producen un picor insoportable, duelen o se hinchan y lo peor es que no sabemos que bichito nos picó…

Aquí os dejo una pequeña guía sobre picaduras. Si te gusta comparte.

Guía Sobre Picaduras

 Los insectos que normalmente pican son:

 Picadura de mosquito:

Son los insectos que más pican a los niños, sobre todo cuando acompañan altas temperaturas. Su picadura suele ser única, sin agrupaciones demasiado cercanas, y sin hinchazón en la zona. Son picaduras pequeñas y muy reconocibles porque las verás como una mancha roja de forma circular o un pequeño bultito rojo, que eso sí, pica mucho. Prefieren zonas como las extremidades: brazos, piernas y cabeza.

 

Picadura de pulgas:

Se trata de picaduras agrupadas y muy cercanas entre sí, pequeñas pero numerosas, puede tratarse de una picadura de pulga. Se manifiestan como pequeños montículos en la piel y suelen producir mucho picor.

 

Picadura de avispa o abeja: 

 

Producen mucho dolor, hinchazón y ardor, aunque estos efectos no duran más de uno o dos días. Suele presentarse como una manchita roja con un punto blanco en medio (lugar en donde aún puede quedar el aguijón).

¿Sabes cómo diferenciar la picadura de abeja de la de avispa? Si se trata de una abeja, quedará el aguijón, y tendrás que extraerlo con cuidado, con los dedos o una pinza. Las avispas, sin embargo, no dejan el aguijón.

 

Picadura de araña:

Las arañas muerden. Son picaduras similares a la de otros insectos, las picaduras de araña suelen ser un único montículo que produce bastante picor y que puede ser desde pequeño hasta muy grande. Si te fijas mucho, eso sí, localizarás el punto de lesión donde la araña mordió.

 

Picadura de garrapata:

Esta picadura no produce dolor. Se manifiesta como un pequeño cerco o mancha de un rojo muy vivo, y en muchos casos, aún verás la garrapata unida a la piel. Debes extraerla con cuidado, con unas pinzas, para evitar que quede la cabeza entro, sino ir al médico de urgencias.

 

Picadura de hormiga:

Las hormigas también muerden.  Este tipo de picadura suele producir hinchazón, y además puede presentar algo de pus. De hecho, al cabo de unos días, puede transformarse en ampolla.

 

Medidas generales ante picadas

Ante cualquier picada existen una serie de medidas generales que debemos saber:

  • Lavar la piel con agua y jabón, luego realizar una desinfección local.
  • Extraer cuerpos extraños, como aguijones mediante pinzas y no utilizar las manos ni succionar.
  • Aplicar frio en la zona.

De cualquier forma, si acudimos a aun experto nos podrán recomendar la solución más adecuada: la aplicación de sticks para picadas, corticoides, antihistamínicos y/o antiinflamatorios.

Cuando pueden ser peligrosas las picaduras de insectos

Las picaduras de insecto no suelen presentar problemas serios, salvo que el niño presente una alergia a determinado insecto o que el insecto en cuestión sea portador de una enfermedad grave. 

En el caso de presentarse síntomas de alergia ante la picadura por ejemplo de una abeja (hinchazón excesiva de la zona, urticaria, dificultad respiratoria o anafilaxia…), se debe acudir de inmediato a urgencias.

En caso de picadura de garrapata por sí sola, la picadura a no suele causar ninguna enfermedad, aunque sí se cree que las hembras pueden inocular una toxina contenida en su saliva que causa la llamada parálisis por garrapata en niños tras permanecer adherida varios días, pero que suele desaparecer cuando se retira el insecto de la piel.   Aunque pueden ser transmitir enfermedades, como:

  • La bacteria Borrelia burgdorferii, que causa la enfermedad de Lyme.
  • La Borrelia hispanica, causante de la fiebre recurrente por garrapatas en España y en el norte de África.
  • El protozoo Babesia spp., que es el origen de la babesiosis.
  • La Rickettsia connorii, que provoca la fiebre botonosa.
  • La Francisella tularensis, que causa la tularemia.

Los principales síntomas que pueden ocasionar estas enfermedades dependerán de la especie de garrapata que haya picado a la persona y de la patología que hayan causado:

  • Enrojecimiento y ligera inflamación de la piel en la zona de la picadura.
  • Dolores articulares o musculares.
  • Rigidez de cuello.
  • Dolor de cabeza.
  • Debilidad.
  • Fiebre.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Dificultad o parada respiratoria.
  • Ampollas.
  • Sarpullido.
  • Falta de coordinación de los movimientos.

 

Los expertos nos recomiendan, sobre todo en niños muy pequeños, mantenernos alerta ante la picadura de un insecto, y mantenerle en observación, para detectar a tiempo cualquier otro síntoma que nos haga sospechar de que la picadura en sí puede complicarse.

Recordar que, delante de estos síntomas hay que acudir a urgencias:

  • Dolor en el pecho
  • Inflamación de la boca o cara
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para respirar
  • Desmayos o mareos
  • Dolor abdominal o vómitos
  • Erupción

 

Cómo prevenir las picadas

Las picadas de los insectos se pueden prevenir de una forma muy sencilla, evitando a los insectos. Las precauciones que podemos llevar a cabo son:

  1. Alejarte de ciertas zonas. Evita las zonas que sepas que hay avisperos o hormigueros.
  2. Exposición mínima de la piel. Exponerse lo mínimo posible en áreas que haiga altas poblaciones de insectos, al igual que en momentos que los insectos están más activos (al alba o al anochecer). Si vas de excursión por el bosque o por terrenos arbolados, lleva manga larga y pantalones largos y métete las partes bajas de los pantalones dentro de los calcetines. El hecho de llevar un repelente anti insectos también puede ayudar.
  3. Utilizar mosquiteras. Utilizar las mosquiteras para evitar que los mosquitos y abejas entren en casa.
  4. Repelente anti insectos. En el mercado podemos encontrar muchos tipos de repelente, pastillas, pulseras, en liquido… es una buena solución para evitar las picadas. Los productos con citronela pueden atraer a otros insectos, como avispas y arañas.
  5. Evitar productos perfumados. Tienes que recordar que los productos con perfume y la ropa de color brillantes atraen a los insectos.
  6. Si viajas al extranjero utilizar el repelente adecuado, ten al día las vacunas obligatorias y las recomendables.

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *