Celiacos

preview

¿Qué es la intolerancia al gluten?

La enfermedad celiaca es una alteración autoinmune del intestino delgado desencadenada por algunos péptidos no digeribles del gluten, es una dolencia digestiva, que daña el intestino delgado, debido a la sensibilidad, es decir, a la intolerancia permanente al gluten, una proteína que se encuentra presente en la harina de cinco cereales: trigo, centeno, cebada, malta y avena.

Esta alteración cambia la arquitectura de sus paredes e impidiendo la absorción de nutrientes, dañando las vellosidades de la pared del intestino, provocando mala absorción de los nutrientes, por tanto, el enfermo celiaco puede sufrir de malnutrición y padecer otras enfermedades, por lo que se debe controlar su dieta.

Es una enfermedad hereditaria, y es recomendable que los miembros de la familia de una persona celíaca sean examinados.

¿Pero que es el Gluten?

El gluten es una masa viscoelástica, insoluble en agua, que forma parte de las proteínas de reserva de los cereales. La ingestión de alimentos con gluten produce una lesión progresiva en las vellosidades del intestino, encargadas de absorber los nutrientes (proteínas, hidratos de carbono, grasas, sales minerales y vitaminas) de los alimentos y pasarlos a la sangre para que se distribuyan por el organismo.

¿Qué síntomas pueden alertar a los padres de que su hijo padece una intolerancia al gluten?

Los síntomas de la enfermedad celiaca son distintos en cada niño, y resulta difícil establecer un cuadro sintomático de la enfermedad celiaca. Algunos pueden desarrollar la intolerancia al gluten en la infancia y otros no manifiestan la enfermedad hasta la edad adulta. Sus manifestaciones clínicas y funcionales son muy variables y, por eso, una persona aparentemente sana puede padecer de esta enfermedad sin saberlo.

los Síntomas más comunes del niño celíaco, no tienen por qué aparecer todos a la vez y es posible que el niño sólo se vea afectado por algunos:

– Diarrea crónica o estreñimiento
– Pérdida de peso, a pesar tener buen apetito
– Gases y cólicos intestinales
– Heces malolientes y pálidas
– Retraso en el crecimiento
– Fatiga, debilidad y falta de energía
– Anemia
– Repetidos dolores abdominales
– Hinchazón abdominal
– Calambres musculares
– Dolores en los huesos y articulaciones
– Sensación de hormigueo y adormecimiento de las piernas
– Erupción dolorosa en la piel
– Osteoporosis
– Infertilidad
– Defectos en el esmalte dental

Es importante resaltar que estos síntomas pueden estar causados por otros tipos de enfermedades. Para confirmar una posible enfermedad celíaca es necesario realizar análisis diagnósticos más profundos. Por eso, siempre es recomendable consultar al médico para realizar el diagnóstico. Los síntomas también pueden varían según la edad.

 

¿Qué molestias provoca la enfermedad celíaca?

A cuanto se refiere a las molestias también es difícil, al inicio de la enfermedad, algunas personas pueden tener constantes diarreas y dolores abdominales, mientras que otras sólo presentan irritabilidad, ansiedad, falta de energía o depresión. En ciertos casos, sólo se detecta la enfermedad cuando se manifiestan los síntomas después de una intensa tensión emocional, tras una cirugía o después de una lesión física o una infección.

En todo caso, la enfermedad celíaca suele provocar síntomas como diarrea, flatulencia excesiva, cansancio, pérdida de peso y, durante la infancia, se puede notar un retraso en el crecimiento en los niños. No obstante, cada persona puede experimentar los síntomas de una forma distinta.

¿Cómo se diagnostica y se trata la enfermedad celiaca?

El diagnóstico se obtiene por estudio de analisis y la biopsia intestinal es la única manera de confirmar el diagnostico,. Esta biopsia se propone cuando hay una clínica sospechosa de enfermedad celíaca (con o sin anticuerpos) o cuando el paciente presenta anticuerpos específicos en un análisis de sangre (con o sin clínica sospechosa).

El tratamiento consiste en una estricta y permanente dieta exenta de gluten. Esta dieta hace que la pared intestinal se regenere y el paciente celíaco se convierta en una persona con un intestino normal que come diferente.

¿Cree que la desensibilización o inducción de tolerancia puede llegar a tener los mismos buenos resultados con la intolerancia al gluten que hasta ahora se ha conseguido con las alergias al huevo o a la leche?

No, porque son mecanismos diferentes. Se sabe que las alergias al huevo o a la leche (via IgE) son, generalmente, temporales en la infancia y las estrategias de desensibilización funcionan. La enfermedad celíaca es una reacción inflamatoria del sistema inmune intestinal causada por una respuesta anómala (vía inmunitaria o células T) al gluten de la dieta. Esta respuesta anómala provoca una progresión de la inflamación con alteración de la arquitectura de la pared intestinal y pérdida de superficie de absorción de los nutrientes de la dieta. Se están realizando estudios multicéntricos europeos para intentar hacer prevención de la enfermedad celíaca, que nada tienen que ver con los estudios de alergias al huevo o a la leche.

¿Desde cuándo podemos inculcar a los niños que hay alimentos que no deben comer?

El objetivo es potenciar su responsabilidad cuando esté preparado para ello e intentar que la dieta sin gluten no convierta sus platos en aburridos. Conviene procurar que el gluten no limite su vida social ni convierta al niño en una persona consentida, caprichosa o diferente a las demás. Es una cuestión de sentido común, al fin y al cabo, una persona con celiaquía tratada es una persona con un intestino normal que come lo mismo, pero sin gluten.

¿Son seguros los productos “aptos para celiacos” y se pueden consumir como sustitutos de los alimentos originales con gluten?

Actualmente, los alimentos manufacturados o envasados, deben indicar por ley su contenido en gluten. Los alimentos “aptos para celíacos” son seguros y se pueden consumir como sustitutos de los originales con gluten.

Deja un comentario