Carta del padre de una pequeña niña acerca de su futuro esposo

Buscando algún artículo interesante me encontrado con esta tierna y hermosa carta que hace un padre a su hija, comparto  una carta que ha leído miles de personas en su blog y que debería ser leída por cada niña, señorita y mujer en el planeta. Espero que también os sorprenda:

El psicólogo Kelly Flanagan le escribe cartas a su hija acerca de todo lo que hay en el mundo, es algo así como un mensaje en una botella con sabios consejos para el futuro.
Hijita,
Hace algunos días mamá y yo buscábamos algo en Google. Por casualidad o por error, nos mostró una lista de las preguntas más populares en el mundo: en la parte de arriba de la lista estaba la pregunta “¿cómo atrapar a un hombre?”
Esa pregunta me quitó el aliento. Le di una ojeada rápida a algunos de los artículos que hablan de cómo verse siempre sensual, cuándo es el mejor momento para llevarle a él una cerveza o un emparedado, y cómo hacer de su hombre alguien más inteligente y mejor.
Y me enfadé mucho.
Hijita, todo eso es una mentira: tú nunca has tenido, no tienes y no tendrás la tarea de “atrapar a un hombre”
Hijita, tu única tarea es recordar siempre que eres digna del amor de un buen ser humano. Guarda esa seguridad en lo más profundo de tu alma, donde ni el rechazo, las pérdidas o el egoísmo que todos encontramos en la vida puedan dañarla. (Si recuerdas que no solo tú, sino cualquier persona es digna de respeto y amor, puedes considerar ganada la batalla de tu vida, pero eso es el tema de otra carta).
Si sabes que eres valiosa, entonces atraerás al chico que será capaz de valorarte y quien querrá vivir su única vida contigo, enamorándose cada día más de ti.
Hijita, quiero contarte acerca de un chico que no necesita que lo atrapen, porque él mismo querrá estar a tu lado:
Me da igual si pone o no los codos en la mesa, lo importante es que no quite los ojos de tu naricita cuando la arrugas tan graciosamente al reír.
Me da igual si sabe jugar al menos un poco al golf, lo importante es que pueda jugar con los niños que tú le regalarás, y darse cuenta, lleno de emoción o de irritación, lo mucho que se parecen a ti.
Me da igual si es o no muy fuerte, lo importante es que tenga la fortaleza suficiente para permitirte manifestar la fuerza de tu corazón.
Me importa aún menos por quién vota en las elecciones, si puede honrarte en tu casa y te respeta profundamente en su corazón.
Me da igual el color de su piel, si llena la vida el lienzo de su vida juntos con los colores de la paciencia, de la capacidad de sacrificarse el uno por el otro, de la ternura y la sensibilidad.
Me da igual la religión con la que lo hayan criado, o incluso si creció en una familia atea, lo importante es que tenga presente que en la vida hay cosas sagradas y sepa que cada minuto de vida en general, y cada minuto de vida a tu lado son profundamente sagrados.
Y lo último, hijita: si encuentras un hombre así en tu camino, y si él y yo no tenemos nada en común, de cualquier manera tendremos algo qué compartir y eso es que para los dos, tú eres y serás lo más valioso.
Por eso, en realidad lo único que vale la pena hacer para “atraparlo “es ser tú misma.
El hombre que te amará por siempre,
Papá”
“Escribí esta carta para mi hija pero también quiero dedicarla a cada mujer adulta que he encontrado a lo largo de mi vida — escribe Kelly Flanagan a los lectores de su blog — a la mujer que nunca pudo escuchar palabras semejantes de su padre. También la escribí para la generación de los chicos más pequeños, los futuros hombres, que necesitan saber de lo que es realmente importante. Si mi hijita encuentra o no a un amoroso compañero para su vida,depende de si al menos uno de ustedes puede no olvidarse de estas cosas. Oro por ti”.

Deja un comentario